Resumen “Fotobiografía: el linaje femenino”

Las fotografías conservan energía. En la posición, en los rictus, en las miradas. Pueden ser vehículos para la reconciliación personal y del sistema familiar. Lo descubrimos el pasado viernes, 22 de marzo con la fotógrafa, artista y fototerapeuta Isabel Barranco. Su charla versó sobre el método y el libro del mismo título: “La Fotobiografía” de Fina Sanz Ramón, psicoterapeuta y sexóloga pionera en España de este método, en el marco de la “Terapia del Reencuentro”.

Aquí va el resumen que faltaba:

Isabel nos compartió que la fotobiografía es lo que más le ha servido personalmente para acercarse a la propia sanación mediante el auto-conocimiento, pero sobre todo y muy importante, por el conocimiento del propio “sistema familiar”. Y es que es complicado llegar a conocernos y aceptarnos en profundidad sin querer mirar, conocer ni reconocer nuestro entorno.

La fotobiografía, por lo demás, no es ninguna terapia. Es una herramienta. Una herramienta psicológica. Lo que hace es abrirte una puerta y un camino de conciencia.

El trabajo es personal y consiste en bucear en la propia historia foto-biográfica, en especial en lo que Fina Sanz llama “el álbum familiar” en compañía de un/una familiar de más edad, junto con la que nos preguntaremos acerca de una fotografía o una selección de ellas. El álbum familiar tiene una historia interesantísima que se extiende desde las primeras fotografías y daguerrotipos hasta los actuales “selfies” de móviles.

Al bucear en la historia fotobiográfica es muy, muy importante escuchar el comentario de nuestra familiar respecto de la foto. Intentar acercarnos lo más posible a nuestras mayores y a lo que nos tengan que contar a partir de alguna foto de familia que podamos comentar con ellas. Nótese que hablamos de mujeres por dos razones: porque ellas suelen ser tradicionalmente las depositarias de las fotos y recuerdos familiares, por regla general, y también las más dispuestas a compartir recuerdos y anécdotas, pero también en la vertiente del homenaje al “Linaje Femenino” de la familia, que, por la misma razón, podemos hacer el mismo trabajo con el masculino. El denominador común es que el/la familiar sea de más edad y pueda ayudar a aflorar información “oculta” del sistema familiar.

La escucha atenta y sin interrupciones a nuestra familiar es de vital importancia para poder “ver” con otros ojos la realidad que se está mostrando en la fotografía y que aflore lo que esta esconde (mención aparte merecería hablar del por qué eligió nuestra familiar esa foto sí y no otra para comentar, que también tiene su importancia) Su versión seguramente puede descubrirnos claves importantes que han estado escondidas años o lustros a nuestros ojos. A la escucha hay que añadir la aplicación del método de observación atenta.

Figuras importantes en el análisis fotobiográfico son: nuestros ancestros, pues forman parte de la mitología de nuestra familia. Son los fundadores del clan y se siguen contando sus historias hasta 4 generaciones después de que falten. Sus acciones aún pueden estar marcándonos. Otra cosa a contemplar son los ideales familiares, que también se reflejan en los álbumes de fotografía. Siempre se van a seleccionar las fotos que reflejen o se asemejen a los ideales que persigue la familia. Pudiera ser por ejemplo ideales de prosperidad, de alegría, de familia unida, de que todo va bien, etc.

Por el mismo motivo, es interesante ver qué no aparece. ¿Qué se oculta en el álbum familiar? No aparece la violencia, no aparecen las adicciones, no aparecen los malos tratos, los abusos, los desprecios, los matrimonios de conveniencia, los amantes, las segundas familias, la enfermedad mental, los enemigos, la muerte, etc… Todo eso no aparece.
Y por eso este método intenta contar la historia que no se cuenta en el álbum. Por eso, nosotros, a partir de una fotografía típica de nuestro álbum familiar, vamos a buscar contar la historia que no se cuenta. Porque es que nosotros no seremos completos hasta que no metamos también en nuestra historia a todo lo que está oculto, a todo lo que no se enseña y es una “vergüenza”

¿Y cómo lo hacemos? Ah, pues… ¡Precisamente sobre eso versó la Charla y la pequeña “tapa-práctica” conjunta que hicimos los asistentes! Interesantísimo, pero un poco largo de contar aquí: método de acercamiento de las “5-W”, espacios, posturas, contactos, roles de género, lo invisibilizado, mitos-ritos familiares, hasta “monstruos familiares”, etc. En fin mucha tela que cortar ¡y todo en una imagen que vale más que mil palabras! No cabe en el plato de la tapa.

Si te gustó esta ‘Tapa’ de Fotobiografía, sabes que aquí puedes pasar a las raciones:

Isabel Barranco acompaña en el proceso de cambio a través del uso de la fototerapia, el arte y la Terapia Corporal. Puedes seguir sus trabajos y propuestas de acompañamiento en Facebook

En www.kunmaita.com podrás informarte si se celebran próximos talleres.

Y en Librerias Proteo Prometeo encontrarás ejemplares de “La Fotobiografía” de Fina Sanz Ramón.