Resumen “Gestalt: vía del vacío fértil”

“La Gestalt cambió mi vida por completo” Esta frase, dicha por persona provista de un arsenal de formaciones académicas, la verdad es que impresiona.

De todo el contenido de la charla de ayer, que fue mucho y variado, gracias al esfuerzo de síntesis de Mariángeles Fernández, el que más nos llamó la atención y queremos resaltar en cuanto a la Gestalt es que además de ser un camino personal de autoconocimiento, se convierte en una filosofía y forma de vida que transforma a quien ahonda en su práctica.

Y que igualmente es una forma distinta y cercana de hacer terapia, donde prima la actitud y la relación. El papel de la persona que acompaña como terapeuta es fundamental, como también lo es que esta persona haya incorporado este enfoque en su vida cotidiana. Todos los terapeutas Gestalt, de hecho, tal y como nos contó, han recorrido ese camino de manera personal antes de acompañar a otro a recorrerlo.

Interesante también descubrir los distintos formatos: individual y grupo. Y el motivo de la importancia del trabajo en grupo en un entorno seguro para explorar y sanar las heridas que tienen que ver con el vínculo –que vienen a ser casi todas las heridas emocionales derivadas de las interacciones personales pasadas o presentes-.

En fin, hay tanto que aprender en la Gestalt…, que recibe tantos nombres a su vez: “Terapia del aquí y ahora”, “terapia de contacto”, “teoría del sí-mismo”, “terapia de autenticidad”, etc. y “Via del vacío fértil” (Fritz Perls, Claudio Naranjo, F. Peñarrubia,..) donde la gestalt invita a dejar caer todo el andamiaje del autoconcepto para recuperar un vacío, un punto de partida,… condición indispensable de la creación y de la autorregulación.

Como, acabada la charla, y la dinámica que la acompañó, quisimos más, en el libro encontramos lo siguiente reflexión: (…) “Si todos sufrimos de una programación caracteriológica y a la vez estamos orientados a madurar y a liberarnos, el trabajo terapéutico desborda el marco clínico tradicional, abarca la salud y se extiende a lo preventivo, la educación y el autoconocimiento.

Como dicen los Polster, la terapia es demasiado beneficiosa para limitarla a los enfermos.” (Francisco Peñarrubia en “Terapia Gestalt: la vía del vacío fértil”, disponible en Librería Proteo Málaga)

Pues, ya veis. Si os gustó la “tapa de Gestalt”, podéis pasar a la ración en:

Lamar – Escuela de Psicoterapia Gestalt– Talleres, Acompañamiento individual-grupal-Formación para Terapeutas.

Librerias Proteo Prometeo– Ejemplares de Francisco Peñarrubia